shadow

Halitosis (mal aliento): consejos prácticos para eliminarlo

Halitosis (mal aliento) consejos prácticos para eliminarlo

Mantener un aliento fresco es de vital importancia para cualquier persona, ya que es necesario no solo en nuestras relaciones personales, sino también en nuestro entorno laboral y en nuestros círculos. En este artículo, te ofrezco algunos consejos prácticos para tener siempre un aliento fresco.

Existen personas que evitan relacionarse con los demás por tener mal aliento, puesto que la vergüenza que les da tener mal aliento les hace evitar en lo posible el contacto con otras personas.

Cabe considerar por otra parte, que tener un buen aliento no solo es favorable en tus relaciones, sino que refleja una mejor imagen de ti, aunque debido a que las circunstancias no siempre son favorables (a veces comos fuera y no puedes cepillarte los dientes después de comer, determinados alimentos o bebidas te producen mal aliento, tienes alguna afección de garganta…), no siempre es fácil conservar el buen aliento.

Por ello, aquí te dejo algunas recomendaciones para que tu aliento se mantenga lo más fresco posible todo el día.

En primer lugar, se deben cepillar correctamente los dientes, al menos dos veces al día (se recomienda una después de la comida y otra después de la cena). Se pueden cepillar hasta 3 veces al día, añadiendo una por la mañana, pero en ese caso ya tendríamos que tener cuidado de no dañar el esmalte ya que un cepillado excesivo puede ser perjudicial. Sea con cepillo manual o electrónico, el cepillado debe ser exhaustivo y llegar a todo el área de la dentadura, incluyendo la cara interior de los dientes. Realizar una limpieza adicional con hilo dental y enjuage bucal después del cepillado (preferiblemente sin alcohol) siempre ayudará a eliminar partículas y restos minúsculos que hayan podido quedar después del cepillado.

Las bacterias que permanecen en encías, lengua y cavidad bucal también pueden contribuir al mal aliento: puedes utilizar el cepillo para realizar una limpieza de esas zonas.

Evita (en la medida de lo posible) el consumo de alcohol, tabaco, café o dulces ya que provocan mal aliento. En general, cualquier producto que produzca sequedad en tu boca finalmente provocará mal aliento, por lo que determinados medicamentos también pueden provocarlo.

Evita comidas pesadas y platos poco digestivos, ya que provocan un reflujo en el estómago que puede contribuir a la halitosis. Infusiones como el té verde o la manzanilla combinadas con un enjuague posterior pueden ser beneficiosas para un aliento fresco.

Mantener una alimentación sana en general, con gran consumo de fruta y verduras, favorece el buen aliento.

El ejercicio físico también produce halitosis en muchas personas; no te voy a recomendar que dejes de hacer ejercicio, pero sí que si tienes alguna reunión o actividad social, evites hacer ejercicio justo en el momento anterior.

Evitar ayunos y períodos largos sin comer. Saltarse comidas y pasar muchas horas sin comer también puede provocar mal aliento.

Beber agua, al menos dos litros y medio al día en adultos, que es lo recomendable, también es beneficioso para tener una boca limpia y evitar problemas digestivos que pueden producir halitosis.

Y como solución instantánea, siempre podemos llevar en el bolsillo un spray bucal que podemos encontrar en cualquier farmacia y que podemos utilizar en cualquier situación, aunque su efecto es temporal.

Vídeos relacionados

Categoría:
Temas:
Artículo por: Susana Rojas
Acerca de la autora
Mi nombre es Susana Rojas. Soy licenciada en Fisoterapia por la Universidad de Cádiz, y desde siempre me han apasionado todos los temas relacionados con la salud y la vida sana. Es por ello que decidí crear este blog con la finalidad de compartir mis conocimientos, compartir vídeos recomendados y resolver dudas, así que si tienes algo que preguntar o que añadir, puedes hacerlo en los comentarios :)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *